1/7
COMPRESIÓN
Video Performance

Santiago / Chile

Septiembre 2020

En Compresión, la relación con la experiencia cambia. El acto performático no contempla otros cuerpos que comparezcan. Es mi cuerpo, el espacio, el tiempo y un lente, como una ventana para conectarme con otros. 

 

La digitalización se transforma en el medio para conectar con las ideas de concentración, condensación, compactación, aplastamiento, etc. Por lo tanto el cuerpo presente es el motor y ejecutor de materias. 

 

Cuerpo luz: es donde sostengo en mis manos un ramo de luces negras. Es mi identidad que se proyecta hacia la cámara. En el plano también hay achurados dibujados que dan cuenta de mi pulso. Con las luces los voy descubriendo y al mismo tiempo desdibujando. Cuerpo tensión: son líneas elásticas unidas entre el plano de la toma y mi boca. Me muevo lentamente buscando un centro, el centro del encuadre. Y por último cuerpo huella: en donde caen gotas de aceite sobre el plano. Luego, froto mi rostro sobre el aceite cambiando el ritmo de la escena y marcando parte de mi cuerpo. Los tres actos están entrelazados a través de campos vibratorios sonoros.

 

El proyecto Compresión propone tres estados: cuerpo luz, cuerpo tensión y cuerpo huella. Cada uno de ellos se manifiestan como signos de la fuerza que ejercemos contra el hecho de existir. Avanzar significa comprimir espacios. En este sentido, todo lo que hemos experimentado a nivel global y en particular en nuestro país, tiene relación con este reconocernos y comprimirnos para poder expandirnos. Por tanto, supone un momento crítico, a su vez esperanzador. Lo que se desmoronó, lo que cayó, se condensó en fuerzas sociales. Desde ahí renace la posibilidad de crecer, de avanzar a nuevos espacios. Es como sacar la esencia y reconocerla. No son límites sino entradas, desde un aplastamiento hacia la esencia.

 

Cuando somos capaces de percibir la transformación en nuestro entorno y en nosotros mismos, comenzamos entonces, a observar con mayor profundidad, y nos damos cuenta de las relaciones que establecemos con el mundo. Comenzamos a expandir.

 

En Compresión mis procesos se han transformado también. He intentado conectar con mi esencia. A diferencia de proyectos anteriores, me ha significado reencontrarme desde otro lugar, desde el interior hacia el exterior.

 

Pienso en las emociones y las relaciones que podemos establecer con ellas. Intentar permitir el flujo natural de las cosas, respetando nuestra esencia, nos permitirá redescubrirnos en el otro. Latencias como motores de deseos que dejan huellas en nuestra existencia.