Copyright ©2019. All Rights Reserved. mahaluf.net

1/29
FUGA

Video Instalación / Performance

36 voluntarios / 1500 metros de elástico dorado / 1500 metros de cinta elástica blanca / Video 60 min

Galería Patricia Ready / Santiago / Chile

Fotos: Fernanda Maturana / Joaquin Margulis / Josefina Herrera

Junio 2016

CRÍTICA DE LA RAZÓN HISTÓRICA DEL ARTE

por Juan Francisco Gárate     

 

Si Yves Klein hubiese tenido algo más de tiempo para idear su “Salto al vacío” (1960), o bien, hubiese coincidido con sus consideraciones respecto del color “azul Klein”, entonces habría hecho un traje especial performático para saltos, obviamente de color azul, aunque difícilmente de cuentas acrílicas. No importa. El artista chileno Sebastián Mahaluf está en el derrotero de la performance o las acciones de arte sociales dando brincos y vistiendo un traje de cuentas de color “rojo Mahaluf”. 

 

La ficción del posible traje de Klein no es en absoluto una mera fantasía, si no la conexión contemporánea del inicio de la performance o el uso del cuerpo fuera de las economías sociales corporales, quizás la cuestión más significativa del arte actual. Por supuesto, más allá de la inmovilización fotográfica del cuerpo de Klein en el aire, más allá del ensimismamiento mente-cuerpo típico de los performancistas, nos encontramos con la movilización de otros cuerpos en una acción de arte, que es precisamente el asunto de la obra performático social de Mahaluf. 

 

La salida del happening que supone esta obra, no tan solo repone las consideraciones de un arte social como la posibilidad de un arte chileno actual, de gran importancia en tanto el arte, al parecer, no es una respuesta al individualismo recalcitrante neoliberal -auspiciado sobre todo por las políticas subsidiaras del Estado-, si no que re-articula de manera significativa los espacios y los objetos, es decir, integra todos –o casi todos- los procedimientos del arte post-duchampiano. Mahaluf nos brinda la posibilidad de salir fuera del “ostracismo” artístico híper autoral chilenista para re-socializarnos. 

 

¿Cómo? Además de las cuentas rojas del traje performático están los elásticos, el otro gran material en las acciones colectivas de Sebastián Mahaluf. Los elásticos son dialécticos, o sea, se usan para la atracción-repulsión de los sujetos de la acción. En efecto, los participantes dejan de ser individuos y pasan a ser un cuerpo social, en partes tales que se alejan unos de otros y se atraen inevitablemente por la fatiga. La resistencia de unos con otros solo es momentánea y los sujetos performancistas, finalmente, no pueden evitarse, al menos en lo que incumbe en esta breve historia del arte social.